Este artículo vino inspirado por la lectura de Un Curso de Milagros, en concreto el Capítulo 16, «El perdón de las ilusiones», apartado 4, «Las ilusiones y la realidad del amor», dice así:

«Tu tarea no es ir en busca del amor, sino simplemente buscar y encontrar todas las barreras dentro de ti que has levantado contra él. No es necesario que busques lo que es verdad, pero sí es necesario que busques todo lo que es falso. Toda ilusión es una ilusión de miedo, sea cual fuere la forma en que se manifieste. Y el intento de escapar de una ilusión refugiándote en otra no puede sino fracasar. Si buscas amor fuera de ti, puedes estar seguro de que estás percibiendo odio dentro de ti y de que ello te da miedo. Pero la paz nunca procederá de la ilusión de amor, sino sólo de la realidad de éste.

La relación de amor especial no es más que un pobre sustituto de lo que en verdad –y no en ilusiones- te completa.

En cualquier relación en la que estés totalmente dispuesto a aceptar la compleción, y sólo la compleción, ahí Dios se completa, y Su Hijo junto con Él.»

Parece común en el ser humano el tener la sensación de que algo le falta desde que nace, de que hay algo incompleto o por hacer en nosotros. Esta es una sensación que nos puede acompañar toda la vida, de forma más o menos consciente. Buscamos eso que creemos no tener en lo externo: creemos que una relación ideal curará esa sensación de incompleción y nos hará felices; o lo hará un trabajo fantástico que nos provea de todo lo que nos falta: una casa, un coche,…; o estar a la última en moda o tecnología; o quizás lo que me acabe sanando sea la familia ideal; o es más un cuestión del pasado: mi vida hubiese sido ideal si mi padre, o mi madre, o quizás hermanos fueran diferentes. Creemos que hay algo ahí fuera que nos ha quitado, o no nos da, eso que nos falta. Establecemos relaciones de todo tipo buscando solucionar eso que sentimos no acaba de estar bien dentro nuestro. Relaciones que acostumbran a fracasar, ambos exigiendo al otro que nos llene, que nos complete, ambos reprochando al otro nuestra falta de felicidad, de paz.

Lo mejor de todo es que no hace falta buscar fuera: dentro de uno mismo existe remedio a esta sensación de imperfección que se llama de muchas formas: carencia de sentido, falta de propósito, insatisfacción vital, tristeza, depresión, separación,… Ese remedio es muy sencillo, pero muy difícil sólo en la medida que decidamos creer en él: primero, ver esa carencia como una elección que he hecho y que mantengo viva día a día, nutriéndola con el poder de mi creencia en ella. Mirarla como lo que realmente es: una elaborada fantasía en la que he decidido creer. Luego, tomar la decisión de dejar de creer en ella, poniendo en marcha los procesos necesarios para que esto se haga. Todo lo demás se da por sí solo. Dejas de nutrir la ilusión de que estás incompleta, separado, de que hago te falta, para rendirte a la verdad fundamental que aparece cuando el velo de la fantasía se corre: eres amor, estás completo.

Esa ilusión de separación se ve nutrida día tras día por los juicios que hacemos a los demás y a nosotros mismos, y que mantienen la fantasía de que somos seres imperfectos e incompletos, y además, que somos culpables de esa carencia, que de algún modo la hemos merecido. Perdonar es renunciar a ese juicio, que es tanto como renunciar a seguir creyendo en las fantasías que te separan del auténtico amor.

En la respiración, en la integración, el proceso es muy similar al del perdón. Cuando activas la energía de la respiración, surge toda esa memoria relacionada con estar separado de tu verdad, que es que eres paz, que eres amor. El final del proceso de integración se da cuando el juicio cesa, permitiendo que esa paz y ese amor surjan de ti de forma natural.

De esto trata Rebirthing, de esto trata lo que hacemos, de integración, de abandonar la fantasía y abrazar la verdad.

Comparte este artículo:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!